Blog

Publicado: 2018-07-26

Consejos para el invierno, el parque y los niños

La infancia es un momento crucial para que los niños se ejerciten, y el juego es la mejor forma para mantenerlos activos. Mientras más juegue, mejor será su desarrollo psicomotriz. Y el parque, con todos sus espacios de recreación, es el mejor sitio para los pequeños. 

Deben disfrutar del aire libre y las áreas verdes en todas las estaciones del año. Sí, todas, eso incluye al invierno. Esta es la época donde más nos preocupamos por nuestros hijos, especialmente por las enfermedades respiratorias que podrían contraer, si no se cuidan bien. 

 

En diciembre y enero, todos los padres se levantan para ver si el clima es ideal para que los pequeños puedan salir. Ahí se preguntan sobre los abrigos que sus hijos deberían llevar, dentro y fuera de casa. 

Es cierto que el frío dificulta más la protección contra los gérmenes. Por eso, en invierno es muy común que los pequeños contraigan enfermedades como catarro, bronquitis o hasta neumonía; las puedes reconocer por la mucosidad, tos y la fiebre. 

Entonces, ¿cuánto abrigo es suficiente? Chamarra, botitas, bufanda, guantes, gorrito. ¿Qué pasaría si ellos pierden uno de esos cobertores en los columpios o el pasa manos? Queremos que tus hijos tengan el mejor desarrollo, para volverse esas grandes personas que anhelamos.

Por eso, hoy te compartimos algunos tips para protegerlos del frío y los resfriados en éstas épocas. Así podrán disfrutar del parque y sus juegos al máximo. 

1. Protege las zonas vulnerables. 

Manos, pies y orejas son partes del cuerpo especialmente sensibles al frío. Estas zonas son muy sensibles a los cambios de temperatura; pueden afectar la fuerza en las manos, provocar dolores en los pies y hasta reducen la audición. No dejes que tus pequeños salgan sin unos buenos guantes, botas de calidad y unas orejeras o gorro para cuidarlos bien.

 

2. La sensibilidad no cambia.

Como los pequeños son más activos físicamente, pueden entrar en calor con más facilidad. Eso sí, ellos sienten los cambios de temperatura de la misma forma que un adulto. Si tú, como padre, sientes frío, asume que tu hijo necesita protegerse tanto como tú lo haces.

 

3. Abrigo excesivo.

En el peor de los casos, demasiado abrigo sólo será un obstáculo para la comodidad de los niños. Si crees que necesitan protegerse bien, adelante; si juzgas que el clima no es tan friolento para ellos, vístelos para que disfruten mejor del parque. 

 

4. Capas y más capas.

Es mejor usar varias prendas de ropa delgadas que una gran chamarra para protegerse del frío. Esto es porque las prendas crean una película de aire que aísla la temperatura corporal de la ambiental. Entonces, se protegen mucho mejor del frío y tienen la capacidad de elegir las capas que quieren usar. 

 

5. Mide las cobijas.

Depende de tu calefacción. Si cuentas con un buen sistema en el hogar, el niño no necesitará de muchas cobijas para dormir calientito. En caso contrario, dos o tres cobijas serán ideales para que pase una noche cálida. 

 

¡A los juegos de invierno! 

Ya los tienes. Usa estos tips para proteger a tus niños del invierno. Si están bien protegidos, podrán disfrutar sus juegos al aire libre. Por ejemplo, si tienes la fortuna de vivir en una región donde nieva durante los meses fríos, tus pequeños pueden disfrutar de las siguientes actividades:

1. Hacer un hombre de nieve. Los has visto en películas o caricaturas. Tienes que armar tres bolas de nieve (cada una más grande que la otra), y después decorarla con ropa que nadie use. Termina el cuerpo con ramas para los brazos, algo redondo para los ojos y la nariz. 

 

2. Pintar. Mezcla agua y colorante dentro de una botella de spray. Agítala bien y sal a dibujar sobre la nieve con los niños. Deja que creen sus propios óleos en la superficie, no los daña ni tampoco perjudica el medioambiente. 

 

3. Construir un iglú. Un buen juego simbólico para los pequeños es imaginarse que son esquimales y construyen su vivienda en el polo norte. Sólo tiene que hacer un monte grande de nieve, y después escarbarlo para dejar una entrada e interior amplios para los niños. 

 

4. Ir a la pista de hielo. Ahí pueden patinar, jugar Hockey o sólo deslizarse. Es una excelente razón para seguir haciendo ejercicio en invierno. 

 

5. Guerra de nueve. Deja que los pequeños se reúnan en dos equipos, que formen sus bolas de nieve y se diviertan. Las ‘municiones’ son blandas, fáciles de hacer y fomentan la interacción con sus amiguitos. 

 

Busca el mejor ambiente y la comodidad en invierno para que tus niños disfruten, aprendan y se diviertan. Nosotros contamos con varias opciones para que tu pequeño viva grandes momentos en su recreo, pensando en su felicidad y la de sus compañeros.

Contáctanos y conoce todas las diferentes alternativas que tenemos para ti. Queremos que tus niños pasen los momentos más memorables de su infancia con nuevas alternativas, que los saquen un poco de su rutina y les permitan aprender y experimentar cosas nuevas.



Artículos de interés que no te puedes perder