Blog

Publicado: 2018-07-26

Los Tipos de Juego y sus Beneficios para las Diferentes Etapas del Niño

Sabemos que lo más importante para ti es tu hijo y su felicidad. Quieres que durante su infancia disfrute al máximo y conozca al mundo que lo rodea de la mejor manera: con el juego. El juego es muy importante para cada etapa de su niñez, pues le brinda muchos beneficios para su desarrollo; hoy te compartimos algunos de ellos. 

La importancia de jugar en libertad

El trabajo más importante de los niños es el juego, en especial el juego libre. Esto permite que desarrollen sus habilidades intelectuales, psicológicas y sociales; éstas se encuentran integradas en el juego. Para que el niño tenga un auténtico aprendizaje, hay que dejarlo jugar en libertad. 

El juego libre consiste en jugar con su cuerpo, con juguetes, manipular objetos, poder moverse guiados por su instinto y curiosidad, sin reglas, límites o rigideces. 

El juego, además de entretenimiento y diversión, es aprendizaje. Los niños construyen su propia identidad y subjetividad por medio del juego. Aprenden a relacionarse con los demás y con el mundo que les rodea. 

Si les permitimos experimentar durante esta fase lúdica de los primeros años libremente, ayudando a su creatividad, pero sin entrometernos, contribuirá a construir una personalidad sólida, basada en la autoestima y capacidad para realizar actividades y solucionar los problemas complejos que se presenten en la vida. 

Juego funcional

Desde el nacimiento hasta los 2 años, este tipo de juegos son los que más predominan. Son aquellos que consisten en repetir una y otra vez una acción por el puro placer de obtener el resultado inmediato. Algunos ejemplos pueden ser el arrastrarse, gatear, chupar, morder, esconderse, golpear o lanzar. 

Entre los principales beneficios que aporta están:

  • Desarrollo sensorial.
  • Coordinación de los movimientos y desplazamientos.
  • Desarrollo del equilibrio estático y dinámico.
  • Coordinación óculo-manual.
  • Comprensión del mundo que le rodea (causa/efecto, consecuencias, realidad y fantasía)
  • Autosuperación: cuanto más se practica, mejores resultados. 
  • Interacción social (Habitualmente con un adulto de referencia). 

Juego simbólico

Desde los años hasta los 7 años es el que predomina. Consiste en simular situaciones, objetos y personajes que no están presentes en el momento del juego. Algunos ejemplos pueden ser el simular la maternidad con una muñeca, el tomar un rol como maestra, o policía, donde simulan situaciones de la vida real. 

Entre sus beneficios se encuentran: 

  • Comprender y asimilar el entorno de su alrededor. 
  • Aprender y practicar conocimientos sobre los roles establecidos en la sociedad adulta. 
  • Aprender el lenguaje. 
  • Favorece la imaginación y creatividad. 

Juegos reglados

En este tipo de juegos, donde se deben seguir reglas, es cuando mejor aprenden, asimilan y disfrutan de las reglas del juego. Aunque no será hasta los 11 o 12 años, que toman conciencia de que las reglas de los juegos son sólo la formulación explícita de acuerdos, por tanto, cada juego se puede jugar de muchas maneras. 

Entre sus beneficios están: 

  • Son elementos socializadores que enseñan a los niños y niñas a ganar y perder, respetar turnos y normas, así como considerar las opiniones o acciones de los compañeros de juego.
  • Son fundamentales, también, en el aprendizaje de distintos tipos de conocimiento y habilidades. 
  • Favorecen el desarrollo del lenguaje, la memoria, el razonamiento, la atención y reflexión. 

Ahora que tienes una visión más clara de la importancia del juego, deja que tus pequeños se diviertan y se desarrollen de una forma divertida.

Con apoyo de elbalcondemateo.es & etapainfantil.com



Artículos de interés que no te puedes perder