Blog

Publicado: 2018-07-26

Rucking, la nueva alternativa al cardio

Cardio…. no es para todos. Quizá es un estigma de la educación física, o nos parece monótono. Pero correr, andar en bici o usar la máquina elíptica no son las únicas clases de cardio que podemos hacer. También está el rucking. Hoy queremos compartirte los beneficios que puedes obtener con este ejercicio al aire libre

¿Qué es rucking?

Es muy sencillo. Empecemos por lo que necesitas:

  1. Toma una mochila.
  2. Agrégale un peso que te rete.
  3. Póntela y ajústala bien a tu espalda. 
  4. Sal a tu parque más cercano
  5. Camina. 

 

¡Listo! Ya puedes hacer rucking, un entrenamiento para correr, caminar o saltar durante un trayecto determinado con una maleta (ruck), cargada con un peso específico. La clave está en la exigencia: más kilómetros o más peso equivalen a mejores resultados. 

Tiene su origen en el entrenamiento militar. Piensa en los soldados romanos que debían marchar por horas, con todo su equipo en la espalda. O los soldados en la Segunda Guerra Mundial, que caminaron (con 45 kilos de peso sobre la espalda) entre pueblos liberados hasta el fin del conflicto. 

Por eso, una de las premisas del rucking es la práctica en compañía, porque también es una forma de socializar. ¿Y cómo no? Uno de sus objetivos entre las fuerzas armadas es crear solidaridad, compañerismo y diversión mientras se queman algunas calorías. 

 

Beneficios del rucking

El Compendio de Actividades Físicas estima que una persona que camina por 30 minutos quema cerca de 125 calorías. En cambio, un rucker podría quemar hasta 325 calorías, en el mismo lapso de tiempo. 

Además, el rucking ofrece beneficios musculares y cardiovasculares semejantes a los de correr o andar en bicicleta. Pero también ofrece otros beneficios al cuerpo y la mente que pueden interesarte: 

  • Salud cardiaca. Una caminata de rucking acelera tu ritmo cardiaco de la misma forma que una rutina de trote. También potencia tu resistencia para cubrir más distancia, con más peso, en menos tiempo. 

 

  • Fitness. Eliminas más calorías que al caminar, y unas pocas menos que al correr. Por ejemplo, si pesas 90 kilos y caminas 5 kilómetros por hora, puedes bajar 391 calorías. Pero, si cargas 22 kilos de peso, podrías quemar cerca de 585 calorías. 

 

  • Menos presión. Algunos no soportan correr por el daño que puede hacerles a las rodillas. Si cada zancada impacta con 7-12 veces el peso de tu cuerpo, caminar con una mochila en las espaldas sólo impacta con 2-3 veces de tu peso en las rodillas. 

 

  • Fuerza y postura. ¿Cómo no vas a generar más músculos y resistencia? El peso extra tonificará tus piernas, desde los glúteos hasta las pantorrillas. Aparte, tu espalda estará más fuerte y sana que nunca, sin los beneficios a tu postura, pues el rucking te obligará a mantener la postura correcta mientras caminas. 

 

¿Cuánto peso necesitas?

Eso depende, si apenas quieres practicar rucking, pero tienes mucho tiempo sin ejercitarte, recomendaríamos iniciar con el 10 % de tu masa corporal: si pesas 90 kilos, sólo carga con 9 kilogramos. Añade 2 kilos cada semana, hasta que alcances 15-22 kilogramos. 

Usa mancuernas, bolsas de arena, ladrillos o piedras para añadir peso. En fin, cualquier cosa que te permita añadir peso mientras entrenas e incrementas tu fuerza.  Puedes darte una caminata de 30 minutos a una hora, todos los días, o incluirlo en tu rutina de ejercicio. 

El mejor sitio para practicar rucking son los parques biosaludables. Son espacios que combinan deporte y diversión con áreas verdes. Cuentan con varios equipos deportivos para realizar una rutina de ejercicio completa.

 

El secreto de todo ejercicio es disfrutarlo. Esa es nuestra misión, queremos darte un entrenamiento divertido y diferente.  Mantente en forma y conoce los diferentes artículos que tenemos para ejercitarte.



Artículos de interés que no te puedes perder